“Que el cine sea ordenado a la gloria de Dios y a la salvación de las almas, y sirva eficazmente para la extensión del Reino de Cristo sobre la Tierra”.

S. S. Pío XII

domingo, 5 de agosto de 2012

EXTRAS - UNA NUEVA NATURALEZA HUMANA

Una nueva naturaleza humana


 Carta de Monseñor Richard Williamson

De fecha 1º de Mayo de 1997, incluida en el libro de Alberto Boixados “La Cuarta Revolución Mundial New Age: Crónica de una Revolución Anunciada”, Prólogo de Rafael Gambra, Ediciones Gladius, 1997.


Queridos amigos:

Los públicos y secretos amos del Nuevo Orden Mundial están fabricando una nueva naturaleza humana. Que sea hecha no a imagen de Dios, sino del hombre, especialmente a través de la educación.

Un prestigioso académico de este país, y gran amigo, me informa cómo está evolucionando la situación, con cabal conocimiento del problema.

No hago más que ordenar las citas que él me envía:

“En los últimos dos años la total experiencia en el aula ha cambiado. Hay una nueva generación (o casta) de estudiantes, que de allí surge. No son realmente estudiantes, porque ellos tienen cada vez menos interés en estudiar. Uno o dos de mis colegas se han alarmado del cambio, pero la mayoría están felices, pues no tienen que enseñar en lo sucesivo. Algo ha sucedido y los alumnos no saben lo que es”.

“La gente joven ahora no reacciona ante nada, no efectúan ni establecen la menor relación, o conexión que los enfrente al menor esfuerzo. Encuentro sumamente dificultoso relacionarme con ellos. No se horrorizan por nada. El horror crea en ellos alegría. Menos y menos centellea en su interioridad cualquier reacción humana. La palabra de tres letras (sex) se ha tornado tan lugar común, que solamente con la violencia se encuentra y avanza sin obstáculos...”.

 “Parecería que los jóvenes no pueden aferrarse a ninguna tarea, por lo tanto los trabajos se tornan irreales, y entonces buscan una existencia subterránea o secreta. Todo es muy desalentador. No puede marchar...”

“Los impulsos del corazón humano (los cuales aún estan en su interior) siendo tan mal comprendidos, finalizan en mutuo suicidio masivo en las calles. Ello es el fin”.

“Yo nos los culpo. No es su falta. ¿Dónde ven a su alrededor algo por lo cual alguien ofreciera su vida? Por ejemplo, ningún estudiante que yo conozca hizo un comentario acerca de las últimas elecciones de noviembre en los EE.UU., porque conocen que todo está vacío y fraudulento. De hecho, ¿qué ven a su alrededor? Gente que no vive, sino somnolientos caminantes, zombies, introduciéndose en una máquina para ir a trabajar, trabajando sobre una máquina a lo largo del día, recreándose con una máquina por la noche. Eso no es vivir, y los jóvenes lo saben. No obstante tales personas están consumidas por el orgullo y se exaltan indignadamente si alguien les señala que no están viviendo”

“Yo no culpo a las máquinas, porque las máquinas son solamente máquinas, pero sí culpo a los adultos que formulan, descubren o completan sus vidas a partir de las máquinas, especialmente en nuestro tiempo, de excesivo uso de las computadoras”.

“Los adultos están creando realidad virtual, y el suicidio masivo mutuo en las calles será una forma de esa “realidad virtual”.

“Si yo vivo mi vida mirando pantallas, entonces el globo del ojo se transforma en pantalla, y sea que yo cree un mundo, o haga “zapping” con el mundo, sobre la pantalla o en la vida, todo es lo mismo”.

“Reflexionemos, por un momento, acerca de la naturaleza de estas pantallas llenas de destellos o resplandores. El cine es ya pernicioso, en cuanto es solamente humano a medias. Manipula las mentes a través de imágenes muertas. No hay un intercambio vivo entre el ejecutante y la audiencia, no hay nada real”.

“La Televisión es peor con sus cien canales de hojarasca, después de tanta expectativa, cuando apareció por primera vez. Pero peor aún, con respecto a los propósitos humanos, es la computadora, la cual es tan mecánica y pasiva como la televisión, solamente que la pasividad está mejor disfrazada”.

 “Por ejemplo, al permitirme acceder a la biblioteca, televisión, tienda de videos, periódicos y revistas, la computadora me da la ilusión de omnisciente, de conocer todo. Pero, la información a la cual se accede pasivamente no es lo mismo que el conocimiento activamente asimilado. Los menores son los más ingeniosos usuarios de las computadoras, pero ellos no las usan para adquirir conocimientos”.

“En forma semejante, potenciando a la gente a fin de que se puedan comprar sus víveres, hacer sus trabajos, ir a la escuela, etc., sin moverse de su silla, la computadora puede que se sientan omnipotentes, muy poderosos. Pero, esta mecanización de los contactos humanos, aísla a la gente aún más. El nuevo lenguaje generado por las computadoras parece asimismo, más apropiado para una iniciación casi-ritual que para una comunicación humana”.

“Por supuesto, estas máquinas pueden muy bien servir si ellas se mantienen en su razonable lugar. Pero en la vida real, parecen minar esa razonabilidad de los usuarios, que es necesaria para mantenerlos en su lugar. Observemos a mis colegas por ejemplo”.

“Están perdiendo interés en los temas que enseñan, por juguetes computarizados. Surge un nuevo juguete cada dos meses. Yo desconfío de la computadora, pero aún a mí me impulsa. Ud. juega con ella. Mis colegas parecen encadenados a sus computadoras, tanto que si sus computadoras decaen, pueden asustarse, y se los ve vagando a través de las galerías de la escuela, como almas en el Hades. Luego las computadoras entran en actividad nuevamente, y el “E-mail” retorna una vez más: envíos instantáneos, recepciones y reacciones instantáneas, pero ausencia de tiempo para estudiar. No hay oportunidad para pensar. No se piensa. Las imágenes reemplazan a las ideas”.

“Las computadoras pueden ser vistas actuando en la vida real como un narcótico, una adicción, una forma de esclavitud. Y -volvemos a la educación- el Presidente de EE.UU expresa sus deseos de que haya computadoras en cada aula de las escuelas. El camino por el cual la educación está yendo, creará zombies, quienes no sabrán nada, excepto tocar botones”

“En cuanto la pantalla crea al niño, el niño se convierte en algo parecido a una máquina. Los seres humanos se están convirtiendo casi en máquinas, anhelando ser programados, todos felices por estar declamando la misma necedad. Esta voluntaria ignorancia del corazón humano, de sus necesidades fundamentales, es lo que está generando la violencia. El Dios que hizo ese corazón para Sí no es burlado...”.

 En cuanto a los católicos tradicionales, la Fe que ellos tienen en ese Dios les otorga un asidero en sus propios corazones y las necesidades de sus hijos, pero si no viven totalmente de acuerdo con su Fe, e imitan a la gran mayoría, en medio de un ambiente de máquinas y computadoras, no vivirán plenamente, ya que sin darse cuenta, entrarían en un estado de esquizofrenia, desgarrados en Cristo y la cultura del Anticristo. Pero si están desgarrados, están aún, al menos semi-vivos”.

Queridos amigos: llegan a mí, a nuestra Iglesia, diversas personas con alguna que otra pregunta que piensa yo puedo responder. Elaboro un caso para contestar sus preguntas. Fijan su vista en mí. Tres semanas después retornan con la misma pregunta. Parecería como si el cerebro no pudiera absorber nada más. Las ideas parecen haber perdido algún poder para efectuar lo que la gente piensa o vive.

El problema es profundo. Algo muy significativo ha ocurrido en la manera en que la mente trabaja y absorbe información. La inundación de imágenes programadas en pantallas va detrás del colapso de las ideas –y el colapso de las palabras para expresarlas- pero pienso que ello también ayuda para causar ese colapso. Es una incompatible catástrofe, una enorme frustración, pero pocos pueden ver lo que ha ocurrido o sospechar su magnitud.

Habiendo sido desvirtuadas las ideas, cualquier visión integral se torna muy difícil. Estamos como inmersos en un mundo nuevo. La crisis es mucho más profunda en los años de 1990 que en los 1970, sin embargo casi todas las personas no tienen conocimiento de ello. Estamos en un nuevo conjunto de problemas que de allí provienen.

Queridos amigos, el Bill Gates del infierno no prevalecerá necesariamente... la doctrina, sacramentos y la Iglesia instituida y legada a nosotros por Nuestro Señor Jesucristo no puede quedar trasnochada o perder su eficacia. Con una condición: que mantengamos la doctrina real, sacramentos e Iglesia... El Rosario es un camino seguro de acceder a Dios, quién no es burlado, ni tampoco inaccesible...

Sinceramente en vuestro Xto.


Richard Williamson
St. Thomas Aquinas Seminary
Winona, Minesota U.S.A.