“Que el cine sea ordenado a la gloria de Dios y a la salvación de las almas, y sirva eficazmente para la extensión del Reino de Cristo sobre la Tierra”.

S. S. Pío XII

miércoles, 24 de julio de 2013

ALGO MÁS SOBRE “EL HOMBRE DE ACERO”




Apenas unas menciones que se nos quedaron en el tintero, para completar en lo posible la comprensión de lo que hay detrás de esta película como un ejemplo del cine que hoy ha pasado a ser no sólo un entretenimiento, ni un medio de comunicación (por supuesto que no arte), sino una forma de adormecimiento de las masas a la vez que la instalación de determinados temas, ideas o situaciones por parte de las élites del poder mundial para la próxima realización mesiánica de una “Nueva Era”.
  
1-Se nos había olvidado que debe destacarse la escena en que el superhéroe de acero vence –y por lo tanto mata- a su archienemigo Gral. Zod (foto). Luego de una pelea titánica y extensísima donde entre ambos destruyen una ciudad entera, Superman logra recluirlo y, debido a que Zod está a punto a destruir a unas personas inocentes, lo mata. Es entonces cuando Superman o Kal-el estalla en un grito de dolor por haberlo hecho. ¿Y por qué? Por la razón de que Zod era el último natural de Krypton viviente, además de él. Es decir que ha matado a su hermano. Esto es: Caín ha matado a Abel. Ha matado a aquel que obedeciendo a sus dioses quería continuar las enseñanzas recibidas en su tierra natal. Pero Superman (o Caín) debió desobedecer esos mandatos de los dioses de Krypton. De allí su dolor.

2-El guionista de la película se llama David Samuel Goyer y no es italiano, precisamente. Según refiere, de niño era atacado por “haber matado a Jesús”, lo cual lo dejó marcado y afirmado en su posición. Hoy escribe películas tan edificantes como las series de Blade, Batman, Ghost rider o Superman o novelas cuyos títulos son Heaven's Shadow, Heaven's War y Heaven's Fall (2013).


3- Incluimos debajo el tráiler de la película, el cual puede –y de hecho resulta- muy instructivo sobre el tipo de película que es esta de que hemos hablado. Por cierto, un amigo nos advierte que en el minuto 0.37, Clark Kent sostiene sobre sí lo que parece ser una cruz de hierro en medio del fuego (tras lo cual terminará bajo el agua con los brazos abiertos en cruz, como si hubiese terminado allí su misión crística salvífica).