“Que el cine sea ordenado a la gloria de Dios y a la salvación de las almas, y sirva eficazmente para la extensión del Reino de Cristo sobre la Tierra”.

S. S. Pío XII

martes, 6 de septiembre de 2011

CRIMENES ARGENTINOS

CRÍMENES ARGENTINOS

 

Ayer y hoy, la prensa venal hace su agosto.

 Un puñado de tantos niños secuestrados en la Argentina.

“Se alza un clamor público formidable. El desarreglo de la función pública, endémico en el país a causa de la politiquería dominante y en el fondo a causa de nuestra imperfecta y deficiente estructura política, sale a luz escandalosamente; pero el público, que no sabe filosofía ni es apto a distingos, incrimina a todo el conjunto policial en bloque, y los politiqueros lo aprovechan para su innoble jueguito:”¡El verdadero culpable es el gobernador Sabattini!”. Puede ser que, ante Dios, y examinado a la luz del peccatum in causa, tuviesen razón; pero entonces, también ellos, los demócratas, eran verdaderos culpables; porque todo el que hoy día politiquerea en la Argentina, manosea y profana una cosa sacra, que es la autoridad pública, y puede ser sospechado, sin temeridad, de réprobo maldito de Dios. (…)

¿Cómo explicar al pueblo que lo que él llama porquerías (con razón) tiene una profunda raíz intelectual herética que se llama liberalismo, raíz desenvuelta aquí en enorme tronco de ombú, en follaje que cubre el país, en flores hediondas y frutos inútiles, algunos de los cuales el mismo pueblo tiene por grandes conquistas del progreso y la civilización? Bien está poner el cauterio a cada uno de esos cráteres de pus que explotan vuelta a vuelta; pero la desintoxicación del virus productor no se producirá sino por la inteligencia iluminada, superadora de la herejía liberal-laicista. Luchamos contra un espíritu, contra un virus espiritual. Asegún el hombre piensa-ansina el hombre camina. La herejía, el error en la fe, es la fuente última inagotable de innúmeros desórdenes morales. Con razón Santo Tomás enseñó que se puede condenar a muerte al heresiarca con mucha más razón que al monedero falso.

Entretanto, sepultada en el olvido la niña mártir, surgía el epílogo del espectáculo, en forma de ruidosa farsa alegóricogrotesca. A la manera que toda vivencia emotiva de un mono desemboca en conductas sexuales, así toda vivencia emotiva de la masa argentina va a desaguar al cauce genérico y profundo de la politiquería, a quien proporciona sangre y fuerza motriz”. (…)

Martita Ofelia continúa inexpiada; el bofetón del demonio a toda inocencia y toda paternidad continúa enrojeciendo de sangre y fuego cárdeno el crepúsculo de la patria. (…)

Esa imagen debía fluctuar tiernamente durante un mes delante de nuestros ojos, para disolverse después en la nada, dejándonos abierta una congoja sorda, que a veces parece remordimiento, a todos los que hemos elegido conscientemente la gloria y el dolor de seguir perteneciendo a este país enfermo”.


Castellani, “Martita Ofelia, víctima ritual”, en "Martita Ofelia y otros cuentos de fantasmas".


* Nota: Martita Ofelia Stutz, de 9 años, desapareció en Córdoba en diciembre de 1938, cuando iba a comprar una revista infantil, y jamás se supo nada de ella.