“Que el cine sea ordenado a la gloria de Dios y a la salvación de las almas, y sirva eficazmente para la extensión del Reino de Cristo sobre la Tierra”.

S. S. Pío XII

miércoles, 10 de agosto de 2011

AFICHES DEMOCRATICOS

Aguer criticó el aviso de Scioli
Dijo que transmite "un sentimiento espiritualista tipo New Age"

Por Maria Jose Lucesole  | LA NACION

LA PLATA.- El gobernador Daniel Scioli recibió ayer una dura e inesperada crítica de la Iglesia por el aviso publicitario titulado "Yo creo en Dios". El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, consideró que la imagen en la que Scioli se muestra rezando en una iglesia "no parece la fe cristiana", sino el sentimiento "espiritualista tipo New Age".

La opinión del arzobispo se conoció cinco días antes de las elecciones internas partidarias del domingo y fue reprobatoria: "El credo del gobernador me dejó perplejo. Para decirlo respetuosamente, me pareció, por lo menos, malsonante", dijo Aguer a La Nacion.

En el aviso, Scioli aparece en una foto junto a su esposa, Karina Rabolini, rezando. El texto afirma: "Yo creo en Dios, creador del cielo y de la tierra. De nuestra tierra. Yo creo en vos, que trabajás, que estudiás. Creo en vos, que te esforzás y que tolerás. Creo en nosotros (?)". Cuatro párrafos más abajo, continúa: "Yo creo en mí. Por qué no hacerlo si también fui uno de ustedes".

El arzobispo consideró que se emparejan "en ese aviso electoral la fe en Dios, en uno mismo, en el otro, en una fuerza interior, en lo que está pasando en el país, en el cambio, como si todo fuera lo mismo". Acaso, la frase que más incomodó a la Iglesia fue el párrafo final: "Mientras creas en vos, todopoderoso, creador de tu cielo y de tu tierra". "Llama la atención que nos invite a creernos todopoderosos cuando ese atributo no se lo reconoce a Dios", dijo Aguer.

Scioli defendió ayer su campaña: "Trato de transmitir mis sentimientos, mi punto de vista, mi manera de pensar, de ser. Hay que humanizar más las campañas porque la gente está sensible y uno tiene la responsabilidad de transmitir esos valores", afirmó en declaraciones radiales. "Uno tiene que tener confianza y creer en lo que hace", explicó el mandatario, que busca su reelección.

Por cuerda separada, el vocero del gobierno, Gustavo Marangoni, defendió también la publicidad. "No creo que tenga que llamarnos la atención, el pueblo bonaerense es un pueblo de fe, de distintas religiones".

La solicitada de Scioli también fue criticada ayer por Beatriz Sarlo, que opinó: "El aviso de Scioli podría ser considerado una blasfemia".

Ayer Scioli quitó la solicitada "Yo creo en vos" de su página web. Y publicó en diarios nacionales otro aviso, titulado "Acá esta", donde se ve una foto del gobernador cuando era niño. En texto aparte afirma: "Acá está el tipo al que le dicen lo que tiene que hacer, al que más de uno subestima, al que le manejan hasta la lancha con la que corría. Acá está el tipo que según algunos tenía que reaccionar y no reaccionó?".


Nota Reduco:

-Dice La Nación diario “dura crítica de la Iglesia”. ¿Dura? Aguer ya demostró días pasados su adscripción al régimen democrático, invitando fantasiosamente a votar por los candidatos que recuperen la buena educación, como si los hubiera. Increíblemente la crítica más dura vino de una agnóstica de izquierda como Beatriz Sarlo, que con todas las letras dijo que el aviso se trató de una blasfemia. ¿No podía el obispo decirlo así? ¿Acaso no quiso crear una situación enojosa con quien tiene muy cerca de él?

-Por otro lado, los políticos salieron a criticar el aviso no porque Scioli se burle de Dios y de la fe cristiana diciendo cualquier barbaridad, sino porque introduce a Dios en la campaña. ¡Claro, Dios no tiene que meterse en la política del país, mejor dejarlo aparte!

-Finalmente, este aviso viene a dejar más claro que nunca de qué está hecha esta asqueante partidocracia, que en su oportunismo no duda en querer usar el nombre de Dios para halagar a las masas: casi todos los candidatos han sacado el eslogan de “yo creo en vos” o “votá por vos”, en especie han quedado sensibilizados después de que el energúmeno de Fito Páez cometiera la imprudencia de criticar al electorado porteño tras la derrota del kirchnerismo, lo que terminó de hundir a Filmus. Por eso ahora todo el mundo excreta demagogia por todos sus poros, diciendo lo que ya sabemos que piensan: los argentinos son tarados a los cuales hay que hacerles creer que son los verdaderos dueños del poder, Nosotros creemos que dios es en realidad el hombre, “todopoderoso”. He allí la esencia de la democracia, de la que algunos católicos insisten en participar con la complicidad del voto.




El infame afiche de la controversia no hace sino mostrar la bajeza moral de que están hechos los políticos democráticos.


Afiche que en 1990 realizara el mismo publicitario que dice que Scioli cree en Dios. Hablábamos de bajeza moral: aquí patentizada. ¡Sigan votando!